El objetivo del reciclaje es recolectar y transformar materiales próximos al descarte para transformarlos en insumos o materias prima para la creación de nuevos productos.

El reciclaje se convierte en la única medida capaz de disminuir la problemática de los residuos y evitar la explotación de recursos no renovables y la degradación del medio ambiente.

Además, reducimos la necesidad de saturar rellenos sanitarios, ahorramos recursos naturales y energía en los procesos de producción, reducimos las emisiones de CO2; la contaminación del medio ambiente y la emanación de gases de efecto invernadero, lo que disminuye el cambio climático.

Cuando Reciclamos...


Reducimos la contaminación y alargamos la vida útil de rellenos sanitarios

porque_papel
Si los residuos se arrojan de manera incontrolada a la naturaleza, la flora y fauna sufrirán graves daños, y se contaminarán ríos y lagos. Reciclando lograremos reducir la necesidad de usar rellenos sanitarios, cada vez más saturados. Considera que:

> Por cada tonelada de papel reciclado, en comparación con la producción de la misma tonelada de papel virgen, se ahorra 2.5 metros cúbicos de desperdicios y 27 kilogramos de contaminantes.

> Reciclar 3,000 botellas de vidrio evita 1,000 kilos de basura y reduce la contaminación del aire en un 20%.

> Si se recuperan 6 toneladas de Tetra Pak, se dejarían de enterrar 18 metros cúbicos de basura, lo que equivaldría a llenar una piscina olímpica.


Protegemos la conservación de recursos naturales renovables y no renovables

porque_recursos

> Dos toneladas de plástico recicladas ahorran una tonelada de petróleo.

> Se puede ahorrar hasta un 93% de materiales, al fundir vidrio usado y darle nueva forma.

> Por cada tonelada de papel reciclado se salvan entre 5 y 17 árboles y se ahorran entre 21,000 y 50,000 litros de agua.

> Una tonelada de aluminio reciclado evita la extracción de cuatro toneladas de bauxita; mineral de donde se obtiene este metal.


Ahorramos energía y combatimos el calentamiento global

porque_calentamiento

> Cada botella de vidrio reciclada evita consumir la electricidad que necesitaría una bombilla de 100 vatios durante cuatro horas.

> Reciclar una botella de plástico ahorra la cantidad de energía necesaria para hacer funcionar una bombilla de 60watts por 3 horas.

> Al reducir el consumo energético, el reciclaje también contribuye a luchar contra el cambio climático.

> Un kilo de papel reciclado evita la emisión de 900 kilos de dióxido de carbono (CO2), uno de los principales gases de efecto invernadero.


Colaboramos con la creación de nuevos productos

Todos los materiales que separemos para reciclar se pueden utilizar en la elaboración de nuevos productos. El papel y el cartón se convierten en cajas, periódicos, papel de embalaje o de escribir; los envases de plástico dan lugar a bolsas, fibras, mobiliario urbano o material de construcción y nuevas botellas de plástico; el aluminio y el acero sirven para nuevos envases y láminas; y del vidrio se obtienen nuevas botellas, frascos y objetos.

Los materiales reciclados pueden convertirse en el mismo envase del que provenían, como el vidrio, o en productos de distintas formas y colores. Las latas de refresco pueden transformarse en una llanta, y las botellas de plástico PET, en un forro polar. El Tetra Pak es 100% reciclable al estar conformado por polietileno, cartón y aluminio. Su reciclaje generalmente se utiliza para fabricar planchas de polialuminio para fabricar muebles, paneles y hasta casas.


Generamos puestos de trabajo “verdes”

El sistema de reciclaje da trabajo a miles de personas que se encargan de dar a nuestros residuos una correcta disposición y tratamiento. Existen empresas comercializadoras de éstos residuos y asociaciones formales de recicladores que a diario colectan residuos que generan ingresos de sus ventas. El reciclaje apoya la creación de nuevos trabajos y ahorra dinero.